Menu

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

Cerrar

Los sorprendentes beneficios de la miel

Escrito por 

Ya ha llegado el frío y con él los catarros, las gripes, los dolores de garganta, etc. No suelen ser graves, pero son muy molestos y prácticamente nadie se libra de ellos. Por eso es importante cuidarnos y tratarnos adecuadamente cuando caigamos. Uno de los alimentos que nos puede ayudar en estas fechas, y que es conocido desde hace años por sus virtudes y bondades, es la miel.

Un vaso de zumo de limón con miel es un buen remedio para paliar los síntomas de los catarros y gripe. No te estamos contando nada nuevo, ya que la miel es un alimento cuyos beneficios se han conocido y valorado por diversas culturas ancestrales. Los egipcios la conocían, los griegos la utilizaban para el tratamiento de algunas dolencias de la piel y los romanos apreciaban su valor como reconstituyente.

No hay un solo tipo de miel y por ello no son todas iguales. Cuanto más oscura es la miel su acidez, contenido en minerales y polisacáridos es mayor. Si una miel se considera monofloral debe contener al menos un 45% del néctar de una sola planta. De hecho, dependiendo de qué flores recolecten las abejas el néctar, las propiedades de la miel (textura, color o aroma) y su composición nutricional variarán. También influye el tratamiento al que se somete la miel que finalmente llega al consumidor. Cuantos más procesos se den en la elaboración de la miel, como filtrado, prensado, aplicación de calor, mayores son las pérdidas de nutrientes.

La miel está compuesta principalmente por azúcares simples, principalmente fructosa y glucosa. Además, contiene azúcares de cadena media que podrían tener efectos probióticos sobre la flora intestinal. También contiene antioxidantes y flavonoides, que tienen efectos positivos sobre nuestro sistema cardiovascular. Los minerales mayoritarios son el potasio, sodio, calcio, magnesio, hierro, cobre, manganeso, cloro, fósforo y azufre. Aporta vitaminas del grupo B, vitamina C, ácidos orgánicos y enzimas. Es un producto que aporta mucha energía, es ideal incluirla en la dieta de personas que requieran una aporte extra de energía, como niños (no hasta los 18 meses) o deportistas, de forma que no solo endulzamos, sino que aportamos macro y micronutrientes fundamentales para un buen rendimiento diario.

La miel tiene sabidas propiedades antibacterianas debido a factores como su acidez, su elevada concentración de azúcares y a la presencia de compuestos como la inhibina. Por ello ayuda a paliar las afecciones de garganta, y tiene efectos antitusivos. También es antiinflamatoria y favorece la formación de hemoglobina, pudiendo afectar positivamente a los estados anémicos. Podemos sustituir el azúcar por miel, añadir a la leche y yogures, hacer recetas incluyéndola como ingrediente (berenjenas al horno con miel, ensalada de berros con queso de cabra y miel, alitas de pollo con miel, batido de peras con miel).

Añade la miel a tu lista de la compra y asegúrate de que pasa a formar parte de tu menú semanal!

Raquel León

Raquel León es diplomada en Nutrición Humana y Dietética, licenciada en Ciencia y Tecnología de Alimentos, con un máster en Nutrición Deportiva y Cineantropometría.
email: rllnutricion@gmail.com

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba


Twitter

Linkedin
Facebook
Google +