Menu

Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

Cerrar

Los 6 errores principales en la alimentación infantil

Escrito por 
Aunque siempre intentamos que la alimentación de los más pequeños sea lo más correcta y equilibrada posible, en muchas ocasiones inculcamos a los niños hábitos alimentarios poco recomendables que les pueden pasar factura en su etapa adulta. Puede ser por falta de tiempo, por querer mimarlos demasiado, o por falta de conocimientos. Esperamos que este artículo te ayude a combatir estos errores habituales:

  1. Tomar más de 3 lácteos al día
    Si bien los lácteos y derivados son importantes en la dieta de los niños y niñas, hay que procurar no excedernos en las raciones, ya que muchos productos lácteos contienen grasas saturadas poco recomendables. Además, en muchas ocasiones los damos como un sustituto fácil de la fruta. Por otra parte, un consumo excesivo de lácteos puede conllevar alteraciones gastrointestinales como el estreñimiento.
    Lo ideal es alternar en los postres fruta y lácteos, y dentro de los lácteos deberíamos optar preferiblemente por el yogur y la leche, intentando reducir el consumo de flanes, natillas, mousses, pettit suisse, etc. Es muy importante también no olvidarse de la presencia de la fruta en el desayuno, una asignatura pendiente en muchos de nuestros hogares.
  2. Sustituir la fruta por zumos envasados
    Los zumos envasados no sustituyen a piezas de fruta, ya que los zumos suelen contener más azúcares, menos fibra y menos vitaminas. Además, no quitan la sed como lo haría el agua; y no sacian tanto como la fruta fresca. De vez en cuando no hay problema en su consumo, pero de forma moderada.
  3. Preguntar a los niños qué quieren comer
    Por querer agradar a los niños y niñas, o en ocasiones simplemente por no tener que pensar, a menudo les preguntamos qué quieren comer. Hasta determinada edad no es bueno basar la dieta en sus gustos, ya que los adultos sabemos como confeccionar, en mayor o menor medida, una dieta variada. Y además, contamos con herramientas como menuterraneus. Pero los más pequeños, por norma general, carecen de estos conocimientos, y optarán siempre por lo que más les gusta, no por lo que más les conviene. Hay que ir poco a poco introduciendo nuevos alimentos y diferentes preparaciones culinarias para que adquieran más conocimientos y gusto por más variedad de alimentos que les permitan poco a poco saber que pueden o deben comer. No es malo dar opciones de elección a los niños, pero siempre dentro de dos o tres opciones que nosotros les ofrezcamos.
  4. Abusar de cereales azucarados/chocolateados
    En los desayunos es importante que consuman cereales, ya sea en forma de cereales de desayuno, tomando unas tostadas o galletas. Pero cuando optemos por cereales o galletas, no deberían tomar con demasiada frecuencia aquellos que son con chocolate, miel o azucarados. Son opciones muy poco recomendables, porque aunque pensemos que los niños “queman” todo lo que comen, estos alimentos aportan nutrientes innecesarios y muy relacionados con problemas de sobrepeso y caries. De nuevo, volvemos al mismo criterio que antes: no pasa nada si se toman de forma esporádica, pero de ahí a tomarlos a diario hay un abismo.
  5. Abusar de la bollería industrial
    La bollería no es un grupo de alimentos demasiado sano. Lleva muchos azúcares y suelen tener grasas añadidas. Por ello hay que limitar su consumo de forma esporádica. Lo mismo pasa con los sándwiches de pan de molde, siendo mejor que tomen bocadillos de pan normal, que aportan menos grasa. Y no olvidemos que una opción sana para la merienda es una pieza de fruta.
  6. Cómo combatir la obesidad infantil
    Si un niño o niña sufre sobrepeso y obesidad, su tratamiento dietético no consiste solo en controlar las calorías, como quizás lo haría un adulto. Ellos están en un periodo de desarrollo fundamental y por ello necesitan una alimentación completa para poder crecer correctamente. Las pautas a seguir serían mejorar los hábitos, promover la práctica de actividad física regular; restringir alimentos excesivamente calóricos y que apenas aportan nutrientes, como los dulces o la bollería. Que no se salten ninguna comida, sobre todo el desayuno, ni eliminar el pan, sino controlar grasas y proteínas, y aumentar el consumo en las diferentes comidas de frutas y hortalizas, así como cocinar con técnicas más sanas, como la plancha o al horno.

Fuentes consultadas:
Alimentación Infantil. Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Comunidad de Madrid
Errores más frecuentes en la alimentación infantil. Consejería de Salud. Junta de Andalucía.
Nutrición infantil. Documento informativo. The International Council of Nurses Informed Patient Project.

Raquel León

Raquel León es diplomada en Nutrición Humana y Dietética, licenciada en Ciencia y Tecnología de Alimentos, con un máster en Nutrición Deportiva y Cineantropometría.
email: rllnutricion@gmail.com
  • Almudena

    Hola tengo una duda:mi hija es adicta a los hidratos ya sea arroz,pasta,pan o cereales y no le gustan mucho las proteinas ¿esto puede ser un problema?
    Maria tiene 14 años es de complexion delgada y hace mucho ejercicio

    publicado por Almudena Martes, 04 Marzo 2014 17:46 Enlace al Comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba


Twitter

Linkedin
Facebook
Google +